Residentes de Fairmount Village toman acciones para aumentar la seguridad en el área

Los residentes de Fairmount Village están aprendiendo a identificar los problemas de seguridad del vecindario y a abogar por mejoras como parte de un nuevo programa que tiene como objetivo reducir el índice de criminalidad en el área.  La “Iniciativa de Seguridad” está a cargo del Centro Consensus Organizing de San Diego State University.

La iniciativa comenzó en enero cuando Jessica Robinson, subdirectora del Centro Consensus Organizing, se reunió con los residentes y líderes comunitarios de Fairmount Village para invitarlos a participar en el programa.  Los interesados pasaron 4 días trabajando con el experto en prevención de crímenes, Gregory Saville, y motivando a sus vecinos a involucrarse en actividades que pueden ayudar resolver problemas comunitarios.

Saville, ex-oficial de la policía con 26 años de experiencia en prevención del crimen, opina que la mejor forma de combatir el crimen es “aprovechando la creatividad de los grupos comunitarios y los residentes del área”.  La Iniciativa de Seguridad aprovecha precisamente estos recursos.  Los residentes se responsabilizan por su propio vecindario trabajando con la policía y utilizando diversos recursos.

Después de un taller de 2 días en el mes de abril, los participantes se organizaron en cuatro grupos y pasaron dos meses trabajando con la comunidad para identificar los problemas de seguridad del vecindario y desarrollar un plan de acción.  Se volvieron a reunir antes del 4 de julio para compartir sus ideas.  Estas ideas aún están en las fases tempranas de planificación, pero son prometedoras y tienen el potencial de hacer que la comunidad sea más segura.

Un grupo identificó la basura y el grafiti como problemas serios y propusieron iniciar un programa “adopta-un-bote-de-basura” para colocar más botes de basura en el vecindario; los patrocinadores se encargarían de comprar los botes de basura y colocarlos en cada calle y voluntarios del área les darían mantenimiento.

Otro grupo recomendó que se rediseñara la intersección de Fairmount Avenue con Wightman Street para hacerla más segura para los peatones.  Sus sugerencias incluyen: instalar un cruce de seguridad diagonal para evitar que los peatones crucen imprudentemente y hacer que el tráfico vehicular sea más lento, o eliminarlo del todo, en Wightman a lo largo de Urban Village.

Un tercer grupo recomendó construir un parque de monopatines porque en la actualidad se practica en el camino de incendios que está entre los campos de juego y el centro recreativo.  También piden que se incrementen las horas de operación del centro recreativo para tratar de disminuir la vagancia y el tráfico de drogas.

El cuarto grupo realizó lo que Saville llama una “auditoría de seguridad” en el área alrededor de Monroe Clark Middle School para documentar las observaciones de los residentes y cómo se sienten con respecto al vecindario.  Saville opina que las auditorías de seguridad pueden ser más valiosas que determinar el índice de criminalidad porque los residentes perciben cosas que la policía no puede ver.  La auditoría reveló que los residentes creen que el área alrededor de Monroe Clark es segura durante el día pero insegura de noche.  Dijeron que las razones son la falta de iluminación, el vandalismo, grafiti, la basura y los callejones oscuros.  Por otro lado, en una nota positiva, los residentes dijeron que les gusta el área y que están dispuestos a prestar sus servicios y tiempo como voluntarios para mejorarla.

En los próximos meses, el Centro Consensus Organizing ayudará a los residentes a continuar con el programa.  Están buscando más participación ciudadana y estarán utilizando medios diversos para llegar al público en general.