FACES for the Future prepara a los adolescentes de Hoover para dedicarse a carreras en el área de salud y mucho más

Los estudiantes de FACES participaron en una ceremonia de inducción en el mes de noviembre en donde encendieron velas como parte de un ejercicio para promover el trabajo en equipo, la solidaridad y unidad. Foto/City Heights Life

No hace mucho, las calificaciones de Sierra Jenson eran C´s en todas sus clases, pero en los últimos tres años, la estudiante de Hoover High School se ha esforzado mucho para sacar A´s y B´s.  Ahora es estudiante graduanda, y desea asistir a la universidad para seguir los pasos de su tía y convertirse en técnico médico.

Jenson forma parte del grupo de 78 estudiantes de décimo, undécimo y doceavo grado que están inscritos en el programa “FACES for the Future”, un esfuerzo conjunto de Rady Children´s Hospital y Hoover High School que les ofrece la oportunidad de explorar las carreras del área de salud, asistencia académica, apoyo para el bienestar integral y desarrollo de liderazgo.  Uno de los principales objetivos del programa es preparar a los jóvenes que pertenecen a comunidades de bajos ingresos, especialmente a aquellos que son parte de grupos étnicamente diversos, para que puedan ingresar a las profesiones del área de salud.

“Quiero ayudar a los demás mejorando sus vidas y también la mía”, dijo Jenson quien sueña en trabajar en unidades de cuidados neonatales y pediátricos intensivos gracias a las experiencias que ha podido vivir a través del programa FACES en Rady´s.

FACES comenzó en Hoover en el año 2008 siguiendo el modelo establecido por un programa del mismo nombre en el Children’s Hospital & Research Center de Oakland, los médicos del Centro se preocuparon por lo que veían en sus pacientes adolescentes.  Querían combatir los embarazos precoces, homicidios, suicidios y otros problemas ofreciéndole a la juventud de alto riesgo oportunidades para desarrollarse personal y profesionalmente.  Eventualmente, FACES evolucionó convirtiéndose en un modelo para todo el estado de un programa educativo dirigido a los jóvenes interesados en el área de salud, quienes sin importar su origen, pueden llegar a comprender las complejidades y beneficios de trabajar con grupos étnicos diversos.

Los participantes de Hoover pueden ingresar al programa, el cual forma parte de la Academia Health and Healthier Communities, cuando llegan al décimo grado y permanecen en él durante tres años.  Si fracasan cualquier materia o su GPA está por debajo de 2.0, tienen la obligación de buscar ayuda con sus estudios.

Además de asistir a cursos especializados en cuidados de salud, también asisten a talleres mensuales que se enfocan en el desarrollo personal, participan en “rotaciones clínicas” en Rady´s en donde observan de primera mano lo que significa trabajar en el hospital y trabajan como internos en organizaciones comunitarias de City Heights involucradas en diversas iniciativas de salud.

Ellen Hohenstein, Directora del Centro de Salud y de la Academia Health and Healthier Communities de Hoover, dijo que los estudiantes pueden conocer acerca de varias carreras dentro del área de salud, que no se limitan a enfermeras y doctores.

“Queremos que (ellos) sepan que si están interesados en el área de cuidados de salud, no necesariamente tienen que trabajar en un hospital,” dijo Hohenstein.

Hoover graduó a su primer grupo FACES en el mes de junio.  Los 24 graduandos del programa estudian en la actualidad en programa de educación superior.  Muchos quieren dedicarse a carreras dentro de la industria de salud.

Una de las graduandas es Lan Dam, quien estudia en San Diego State University.  Dam fue contratada recientemente por FACES para trabajar como tutora.

Para ella, y para muchos otros estudiantes, FACES fue una experiencia que cambió su vida.  En el pasado, su aspiración era trabajar en el sector comercial, pero ahora está interesada en la administración de la industria de salud sin fines de lucro.

“Porque al final se trata más de ayudar a las personas y no de ganar dinero gracias a ellas,” dijo.

Observar a los doctores y enfermeras de Rady´s modificó cómo percibía a la profesión médica.  Ella creía que los hospitales eran lugares tétricos por la forma como los presentan en los programas de televisión.   Pero cuando visitó Rady´s, se dio cuenta que es un entorno acogedor lleno de personas preocupadas por sus pacientes.

FACES también la ayudó a cambiar en otras formas,  Dam dijo que antes de formar parte del programa, no se involucraba en actividades escolares.  Pero dentro del programa, participó en actividades para recaudar fondos para FACES, en giras escolares, convivios y actividades para reforzar el trabajo en equipo.

“FACES no solo me ayudó a crecer académicamente, también me ayudó a crecer como persona,” dijo.

Como los participantes permanecen juntos durante la mayor parte de su secundaria, se convierten en un grupo unido con un gran sentido de solidaridad y unidad.  Jorge Palacios, estudiante graduando de Hoover, dijo que eso es lo que más le gusta del programa.  La sensación de unidad y utilidad lo motivan a buscar el éxito y trabajar en su sueño de convertirse en doctor en medicina.

Palacios dijo que es el primero en su familia en asistir a la universidad y que está pensando en especializarse en salud pública.

“Quiero trabajar en el área de medicina para poder ayudar a las personas,” dijo.

Después de haber conocido a varios doctores a través de FACES y ser testigo de primera mano de lo que hacen, Palacios dijo sentirse confiado de poder “alcanzar” su sueño.

Para más información acerca de “FACES for the Future”, visite facesforthefuture.org.