Construyendo Un Taller De Madera Futurista En La Preparatoria Hoover

Estudiantes de la Preparatoria Hoover en el exterior del nuevo edificio Green Construction Technology. Foto cortesía de Greg Quirin

Bienvenidos al futuro de los talleres de madera en donde construir pajareras y cajones es cosa del pasado.  En la actualidad, el taller se dedica a la creación de muebles a la medida usando las más avanzadas maquinarias computarizadas.

El vanguardista edificio de la Preparatoria Hoover es un laboratorio educativo de avanzada en el que los estudiantes podrán aprender acerca de tecnologías renovables aplicadas a la construcción, incorporando al mismo tiempo las matemáticas, el inglés y la historia en diversos proyectos.

La instalación, que mide 5,700 pies cuadrados y está situada en el lado oeste del campus, fue dedicada el 29 de febrero. Incluye un moderno taller comercial de madera ubicado dentro de un salón de clases de artes industriales.

El edificio Green Construction Technology es el primero en el distrito en obtener la Certificación Plata (Liderazgo en Energía y Diseño Ambiental, LEED por sus siglas en inglés) del Instituto de Certificación de Edificios Verdes, dijo Greg Quirin, Especialista de Programas de la Oficina de Educación Universitaria, Profesional y Técnica del Distrito Escolar Unificado de San Diego. La distinción significa que el diseño de la instalación, que incluye abundante luz natural y el uso de energía solar, cumple con las normas de construcción para el diseño sostenible y estrategias de construcción verde.

Pero lo más importante, de acuerdo a los funcionarios escolares y distritales, es la instrucción que tendrá lugar en las nuevas instalaciones. Gracias a la secuencia de cursos que la escuela ofrece a través de la Academia de Construcción e Ingeniería, que se conoce como el programa SABE, más de 70 estudiantes tomarán clases interrelacionadas de inglés, ciencias de la tierra, geometría, álgebra, historia mundial, carpintería, literatura y tecnología “verde”. Por ejemplo, para diseñar los muebles los estudiantes aplicarán sus conocimientos de álgebra y geometría y practicarán inglés al escribir la propuesta del proyecto. Se incorporarán lecciones de historia mundial en la investigación de la evolución de la arquitectura y del diseño de mesas, sillas y armarios.

“Aplicarán lo aprendido en matemáticas, inglés y las demás clases fundamentales,” dijo Quirin.

“Es un programa mucho más constructivo,” dijo Karen Aguilar, Directora de la Academia SABE y profesora de matemáticas. “Los estudiantes reunirán los requisitos para graduarse y al mismo tiempo practicarán algo que les interesa,” tal como carpintería.  También dijo que los estudiantes podrán tener experiencias laborales y visitar diversos sitios de construcción ambientalmente responsables en la región.

De acuerdo a Quirin, como el enfoque es la tecnología “verde”, los estudiantes también estarán preparándose para ingresar a carreras dentro de una industria en crecimiento. “No es el tipo de salón de clases en el que van a construir una pajarera,” dijo Quirin. “Aquí van a construir muebles.  Investigará  todo lo relacionado con el proyecto, escribirán una propuesta y aplicarán sus conocimientos matemáticos en su diseño. Además, los muebles serán construidos en un edificio moderno, ambientalmente responsable y utilizando recursos renovables.”

De hecho, todos la madera que los estudiantes usarán en sus proyectos ha sido recuperada en otros lugares; podemos incluso ver en la parte externa del edificio una vigas enormes que fueron removidas de un campo de football renovado recientemente.

El Subdirector, Andy Trakas, dijo que la estrategia incorpora lo que se conoce como “aprendizaje basado en proyectos”, el cual se basa en el sentido común. Acerca de los estudiantes que estarán diseñando y fabricando guitarras acústicas en el nuevo edificio, dijo: “¿Por qué no aplicar la matemáticas, la música y la ciencia?”

La instalación, que costó casi $3.9 millones, fue financiada a través del bono de la Proposición S del distrito escolar y subvenciones de los fondos compensatorios de la Proposición 1D de California, los cuales solo pueden ser usados para mejoras que incrementen el capital de las instalaciones.

Las enormes ventanas del edificio virtualmente eliminan la necesidad de luces artificiales y cuenta con gigantescas tuberías que succionan el aserrín y demás partículas asociadas con los talleres de carpintería tradicionales.  El salón de clases, que cuenta con una pizarra Promethean, está separado del laboratorio de construcción por ventanas con doble cristal a prueba de ruido. Reemplaza el antiguo taller de carpintería lleno de polvo con abanicos oscilatorios como única ventilación.

“Todo es tecnológicamente avanzado”, dijo el instructor de carpintería Arturo Gonzalez acerca del nuevo edificio. “No se puede comparar con lo que teníamos”.

Quirin añadió: “Es como comparar un caballo con un automóvil”.