City Heights pionera nacional de los centros escolares de salud

City Heights pionera nacional de los centros escolares de salud

La Primaria Central es muy parecida a las demás escuelas del Distrito Escolar Unificado de San Diego. Cuenta con un buen director y comprometidos maestros. El personal de la oficina principal conoce a cada estudiante por su nombre y durante el almuerzo se escucha una mezcla de conversación acentuada por risas.

Pero algo que separa a la escuela de las demás del condado es que cuenta con el Centro Escolar para la Salud y Bienestar de la Primaria Central, una clínica completa con doctores y enfermeros que atiende a los estudiantes y a sus hermanos antes, durante y después de clases—y durante las vacaciones. También atienden a las personas sin seguro médico gratis.

¿Una clínica en una escuela?

“Nuestra misión es crear las condiciones para que nuestros niños se conviertan en aprendices activos y que sean miembros que participen y contribuyan con una sociedad democrática para que puedan marcar una diferencia en el mundo”, dijo la Directora Cindy Marten. “La única forma de hacerlo es asegurarse de que los niños estén saludables.”

De acuerdo a la Administración Federal de Recursos y Servicios de Salud, los centros escolares de salud atienden a personas con “enfermedades agudas como influenza y condiciones crónicas, incluyendo asma y diabetes. También pueden ser evaluados para detectar problemas dentales, de visión y audición. Como enfatizan la prevención, intervención temprana y reducción de riesgos, los centros escolares de salud aconsejan a los estudiantes enseñándoles hábitos saludables y cómo evitar lesiones, violencia y demás peligros.”

En adición al centro escolar que se encuentra en Central, también se han abierto centros escolares de salud y bienestar en la Primaria Rosa Parks y en la Secundaria Monroe Clark que siguiendo el modelo de Central, incluyen la participación de la Clínica Familiar La Maestra y de San Diego Family Care para atender pacientes 40 horas a la semana, incluso cuando las escuelas no están en sesión.

Conjuntamente, los centros de salud y bienestar están atendiendo a miles de residentes; los centros escolares de salud no solo atienden a las familias de la escuela, sino que también atienden a estudiantes y familias de otras escuelas cercanas. La clínica de la Primaria Central, por ejemplo, atiende a niños y familias de las Primarias Franklin, Edison, Cherokee Point, Normal Heights y Adams y de la Secundaria Wilson.

Un cuarto centro escolar de salud y bienestar está ubicado en la Preparatoria Hoover, pero solo atiende a su comunidad estudiantil.

Los centros son el resultado de un esfuerzo Conjunto entre el Distrito Escolar Unificado de San Diego, la alianza Partnership for Children de City Heights, La Maestra, la Clínica Comunitaria de Mid-City, Price Charities, el Departamento de Servicios de Salud y Humanos del Condado, la Universidad San Diego State y otras organizaciones.

Los defensores de los centros dicen que tiene sentido que estén ubicados en las escuelas porque estas son un refugio seguro en vecindarios que pueden ser difíciles.

“Las escuelas se basan en la confianza, seguridad y sentido de familia”, dijo la Dra. Dorothy Zirkle, Directora de Servicios de Salud de Price Charities.

Además, si un estudiante tiene que ver a un doctor o enfermera, él o ella puede simplemente dirigirse al centro escolar de salud en lugar de faltar a clases para acudir a la consulta del médico (los estudiantes de escuelas que no cuentan con centros de salud y bienestar en el campus tienen que trasladarse varias calles para acudir a los centros designados). Reciben atención inmediata. Los residentes sin seguro médico ya no tienen que llevar a los niños a los cuartos de urgencia en casos menores, permitiendo que los doctores de emergencia atiendan a pacientes con emergencias verdaderas

“Es un programa realmente sorprendente”, opina la enfermera escolar de la Primaria Central,
Gail McLaurin.

Durante al año escolar 2011-12, el centro de salud de la Primaria Central atendió a 7,300 pacientes, el de Monroe Clark atendió a 7,201 y el centro de Rosa Parks atendió 5,100. Los centros atendieron desde problemas de déficit atencional hasta lesiones menores y dolores de estómago.

La clínica de Central fue el primer centro escolar de salud y bienestar en abrir sus puertas en una escuela del Condado de San Diego y comenzó a atender pacientes el 10 de diciembre de 2010 en un salón que era utilizado para el desarrollo profesional de los maestros. Durante el primer año, Price Charities donó $500,000 y La Maestra y San Diego Family Care donaron $215,000 cada uno. La clínica cuenta con área de espera y tres cuartos para exámenes, un enfermero o doctor a tiempo completo y un psiquiatra, psicólogo y nutricionista a medio tiempo. La escuela también cuenta con una enfermera escolar.

“Creo que es una bendición que la Primaria Central cuente con un centro de salud para los niños que no tienen acceso a cuidados de salud”, escribió una persona en una reciente encuesta para evaluar los servicios del centro. “Rezo para que continúen con su buen trabajo. Gracias por ayudar a los niños de nuestra comunidad a permanecer saludables”.

La madre de tres niños que asisten a Central dijo: “Tengo tres hijos en la Primaria Central y todos han acudido al Centro de Salud y Bienestar. Creo que mis hijos no han faltado a clases desde que abrió la clínica escolar. El que mis hijos puedan ir de su salón de clases a sus citas en la escuela hace que las cosas sean más fáciles para nuestra familia. Antes, tenía que sacar a mis hijos de clases para llevarlos a sus citas caminando, esperar por su turno y regresar a la escuela caminando. Ahora mis hijos no faltan a clases y no se atrasan en sus deberes.”